Suelo vital, alimento nutritivo: celebramos el día mundial del suelo | JANUS
Janus Proyecto Rural Integrador es una granja sustentable, sostenida en los principios de la Agricultura Biodinámica, donde producimos alimentos vitales y nutritivos sin presencia de agroquímicos, con un modelo de intercambio y consumo responsable basado en CSA, la Comunidad que Sostiene la Agricultura, ubicada en la provincia de Río Negro, Patagonia Argentina.
agricultura biodinámica, agroeocología, agricultura familiar, agricultura orgánica, alimentación saludable, alimentación consciente, sustentabilidad, producción sustentable, CSA, consumo responsable, comercio justo,
59416
post-template-default,single,single-post,postid-59416,single-format-gallery,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-1.7.1,smooth_scroll,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive
 

Suelo vital, alimento nutritivo:
celebramos el día mundial del suelo

Suelo vital, alimento nutritivo:
celebramos el día mundial del suelo

Acompañamos este proceso de aislamiento social e introspección familiar —propuesto por el gobierno nacional—  mediante el sostenimiento de las comunicaciones habituales, con la misma responsabilidad y veracidad de siempre solo que con menor frecuencia.

Conscientes de la compleja situación global y sus particularidades locales en relación con la preocupante extensión y duración de la pandemia del COVID-19, continuamos garantizando el abastecimiento semanal a nuestras Familias Asociadas: el sostén de los alimentos vitales y nutritivos, a través de nuestra propuesta de Producción sustentable con despacho eficiente: visite Almacén Janus, plataforma que nos permite seguir sosteniendo con su actualizada impronta el sistema CSA: un modelo de intercambio entre productores y consumidores.

 

Por otro lado, seguimos creyendo necesario aportar información confiable y de calidad que seleccionamos de diferentes medios, con el objetivo de acompañar a nuestros beneficiarios y público en general en sus búsquedas de nuevas posibilidades de integrarse a una vida saludable y plena.

 

Desde 2014, el 5 de diciembre de cada año se celebra El día mundial del suelo. El consenso científico global acerca de la constitución del suelo como un ser vivo extremadamente complejo y su importancia para la salud del planeta es unánime, como lo atestiguan algunas iniciativas institucionales que militan por profundizar las estrategias para su conservación y regeneración, por ejemplo el Portal de suelos de la FAO, un espacio de divulgación en el que podemos encontrar todo tipo de recursos para aprender más sobre “la sustancia”, sobre “la materia” viva en la que se expresan los diferentes conceptos, formas y nombres que asumen “Pachamama”, “Gaia”, “Madre Tierra”, entre tantas otras formas de llamar al misterio de la existencia vital en el planeta.

 

“Este sitio web está diseñado como una fuente de información y conocimiento sobre los diferentes componentes y aspectos de los suelos y el valor e importancia de este recurso vital y finito para los legisladores, planificadores del desarrollo, expertos en ciencias del suelo, técnicos de extensión agraria, el mundo académico y las instituciones científicas y otros profesionales de la materia.”

 

Para conocer más acerca de la celebración global pueden ingresar a la sección Sobre el Día Mundial del Suelo de la FAO, apartado en el que se recopilan y divulgan todos los materiales y recursos globales disponibles para participar activamente en la promoción desde cualquier lugar del planeta y en varios idiomas.

 

La Unión Internacional de Ciencias del Suelo (IUSS) recomendó una jornada internacional para homenajear al suelo en 2002. Bajo el liderazgo del Reino de Tailandia y en el marco de la Alianza Mundial por el Suelo, la FAO ha apoyado el establecimiento formal del WSD como una plataforma mundial de concienciación. La Conferencia de la FAO aprobó unánimemente el DíaMundial del Suelo en junio de 2013 y solicitó su aprobación oficial en la 68ª Asamblea General de la ONU. En diciembre de 2013, la Asamblea General de la ONU respondió al designar el 5 de diciembre de 2014 como el primer Día Mundial del Suelo.”

 

 

 

EL SUELO EN JANUS: LA PIEL DE LA TIERRA Y EL BARBECHO DE LOS ALIMENTOS

 

Tal y como desarrolláramos previamente en De la vitalidad del suelo a la nutrición del espíritu, la gran mayoría de los conceptos que desde hace muy poco tiempo empiezan a estar presentes en los discursos de la Agroecología ya estaban presentes en el Curso Fundamental sobre Agricultura Biológico-Dinámica, un ciclo de ocho conferencias que dictó en 1924 Rudolf Steiner, a pedido de un grupo de agricultores de la época, instaurando el momento fundacional de un movimiento agrícola de producción sustentable que hoy tiene presencia global, abarcando todas las variedades de productos, desde hortalizas y frutas a vinos y cacao, entre tantas.

 

“En el curso, traté ante todo de desarrollar cuáles son las condiciones para que prosperen los distintos aspectos de la agricultura; se dan en este contexto algunas cuestiones verdaderamente interesantes, como el crecimiento vegetal, la ganadería, la silvicultura, la horticultura y otros. Y luego lo más interesante: los secretos del abonado, que son extraordinariamente reales. (…)” Rudolf Steiner

 

En función del modelo de producción propio que venimos desarrollando en Janus, el suelo es el recurso estratégico más importante con el que contamos para producir los alimentos vitales y nutritivos que hacemos llegar, semanalmente y durante todo el año, a más de 30 familias residentes en varias comunidades vecinas a nuestra granja biodinámica.

 

De la mano de la la Agricultura biodinámica, con el objetivo de cuidar y aumentar la salud y la vitalidad de nuestro difícil suelo patagónico, venimos desarrollando diferentes técnicas de manejo —cobertura verde, pastoreo racional con animales de granja, aplicación de preparados biológicos y compost biodinámico, entre otras—  que nos permiten mejorar año a año la calidad del suelo y de los alimentos que producimos, gracias a la generosidad que nos brinda De la tierra a la granja.

 

 

Otra de las eficientes herramientas para mejorar el suelo es la lombricultura, una técnica agrícola que genera cada día más interés entre algunos productores, quienes con mirada holística buscan beneficiarse no solamente de “la fuerza de trabajo” de las lombrices, sino también diversificar las oportunidades de aumentar el valor de la tierra con un propósito de triple impacto: económico (para garantizar con la rentabilidad la continuidad en las inversiones para seguir creciendo), social (fomentando la extensión y fortaleza de las redes de intercambio comunitarias), y ambiental (mediante el cuidado de los recursos naturales sin comprometer las condiciones de vida de las próximas generaciones, regenerando la biodiversidad de los ecosistemas).

 

En esta noticia publicada por Clarín Rural el mismo día de la celebración global, Hora de alimentar lombrices: la agricultura como herramienta promotora de la biodiversidad, encontramos las voces autorizadas de dos científicos especializados en suelo, Luis Wall y Camilo Bedano, quienes comparten generosamente los resultados de sus líneas de investigación y las prácticas asociadas, realizadas para encontrar datos y evidencias de los reales perjuicios que estamos causando a la “Pacha”, en tanto única especie responsable del surgimiento del Antropoceno: la problemática vital de un debate científico, la era geológica actual que gran parte de la ciencia coincide en identificar como sucesora del Holoceno.

 

“La labranza es como un terremoto permanente en el suelo, la biología se va de la zona de labranza y se pierde la estructura física del suelo y eso genera problemas de erosión, pero además, la labranza combinada con la fertilización química que hace que las plantas no terminen de aprovechar lo que se genera con la actividad y termina siendo la causa de emisión de gases efecto invernadero”, destacó Wall.

“La mirada más amplia que proponemos no considera sólo el rinde como indicador de los procesos productivos, también planteamos la importancia de la biología del suelo a partir de dos miradas: una que viene de la biodiversidad per sé, donde viven un montón de organismos que representan un 25% de la biodiversidad del planeta, pero, por otro lado, también desde una implicancia funcional de la biología del suelo que es importante porque regula y lleva adelante procesos ecosistémicos como reciclado de nutrientes, incorporación de carbono o estructura”, explicó Bedano, quien no tiene dudas: “Un suelo que tiene buena relación biológica tiene más productividad”.

 

Ofrecemos estas noticias seleccionadas y puestas en contexto como continuidad de la tarea informativa que nos hemos propuesto, basada en nuestros Cuatro Pilares Fundamentales, según los cuales la comunicación integrada constituye una dimensión necesaria que nos permite articular con coherencia el decir y el hacer, con el propósito claro de producir alimentos vitales y nutritivos.

 

Los invitamos a compartir, participar, comprometerse y disfrutar de nuestra Experiencia Biodinámica completando nuestro Formulario de Contacto¡Gracias por elegir formar parte de la gran familia Janus!

 



EnglishFrançaisPortuguêsEspañol