¿Cómo evitar el colapso? Promoviendo ecología y sustentabilidad | JANUS
Janus Proyecto Rural Integrador es una granja sustentable, sostenida en los principios de la Agricultura Biodinámica, donde producimos alimentos vitales y nutritivos sin presencia de agroquímicos, con un modelo de intercambio y consumo responsable basado en CSA, la Comunidad que Sostiene la Agricultura, ubicada en la provincia de Río Negro, Patagonia Argentina.
agricultura biodinámica, agroeocología, agricultura familiar, agricultura orgánica, alimentación saludable, alimentación consciente, sustentabilidad, producción sustentable, CSA, consumo responsable, comercio justo,
59197
post-template-default,single,single-post,postid-59197,single-format-gallery,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-1.7.1,smooth_scroll,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive
 

¿Cómo evitar el colapso? Promoviendo
ecología y sustentabilidad

¿Cómo evitar el colapso? Promoviendo
ecología y sustentabilidad

Acompañamos este proceso de aislamiento social e introspección familiar —propuesto por el gobierno nacional—  mediante el sostenimiento de las comunicaciones habituales, con la misma responsabilidad y veracidad de siempre solo que con menor frecuencia.

Frente a la compleja situación global y sus particularidades locales en relación con la pandemia del COVID-19 que con preocupación vemos extenderse, además de continuar con el abastecimiento semanal a nuestras más de cuarenta Familias Asociadas: el sostén de los alimentos vitales y nutritivos, a través de CSA: un modelo de intercambio entre productores y consumidores —ya que según la normativa oficial la provisión de alimentos no se encuentra restringida—, creemos necesario que es también nuestro deber seguir aportando información confiable y de calidad que seleccionamos de diferentes medios, con el objetivo de acompañar a nuestros asociados y público en general.

 

Sin perder de vista la base conceptual de nuestros Cuatro Pilares Fundamentales, desde la comunicación integrada seguimos proponiendo instancias de reflexión sobre las propias prácticas y también aportando información sensible al debate público que se viene instalado cada día más en el imaginario colectivo, acerca de ¿Cómo construimos juntos el modelo sustentable de producción de alimentos que necesitamos?

 

“Hemos tocado los límites naturales y ecológicos del planeta”, señala la reconocida referente ecoambiental oriunda de la localidad de Allen, en la provincia de Río Negro, Maristella Svampa: “En Argentina hay mucho analfabetismo ambiental”,  en diálogo con el Diario RÍO NEGRO. La socióloga, investigadora superior del Conicet y profesora de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) ha escrito, junto al abogado ambientalista Enrique Viale, “El colapso ecológico ya llegó”, publicado este mes por Siglo XXI: el título del libro resulta más una advertencia que un diagnóstico.

 

 

La transición no es fácil y no es lineal. Yo estoy de acuerdo con impuestos a las grandes fortunas, ¿por qué no invertir en energías limpias? Cuestionamos el modelo productivo del agronegocio, del monocultivo, que es el problema socioambiental más importante del país, ligado con el impacto del glifosato, la desforestación, el desmonte, el acaparamiento de tierras, traslado de población del campo a la ciudad.

Es necesario encaminarnos a un modelo productivo sano. La agroecología ha mostrado que es algo más que una moda, es una ciencia, se afirma en una producción sin agrotóxicos, que implica otro uso de la tierra y una propiedad más distribuida de la misma, una agricultura con agriculturas. Y es un movimiento social que va creciendo en todos lados. Inclusive la relocalización en pequeñas ciudades de tamaño más limitado implicaría una desconcentración urbana que requerimos. El 80% de la población en América Latina vive en ciudades, cuando el promedio a nivel mundial es del 52%. Y en Argentina es 91%, con fuerte concentración en el AMBA.

 

Maristella Svampa es una de las más importantes y lúcidas voces con las que hoy podemos encontrarnos en los derroteros mediáticos que esta época de pandemia pone de manifiesto: diversos enfoques, intereses, miradas, consecuencias, perspectivas, todo puesto en cuestión en el marco de una puja discursiva desigual entre la gran capacidad y recursos del estado en connivencia con el sector privado —para consolidar sus discursos hegemónicos en tanto estandartes de sus políticas y prácticas contrarias a la salud y el ambiente– y los enormes esfuerzos que prácticamente sin recursos utilizan diversos sectores de la ciudadanía e instituciones para contrarrestar el avance y profundización de un modelo a todas luces inviable, como se puede apreciar en estas dos noticias previas de nuestro blog: Enemigos íntimos: dos modelos de Agricultura en pugna y en Agricultura, alimentos y salud: evidencias de un complejo entramado global.

 

 

Como parte de nuestra estrategia de comunicación integrada, presentamos noticias y referentes que nos permiten mostrar la estrecha vinculación que existe entre los grandes temas macro de la realidad con nuestros temas micro: por ejemplo el movimiento cotidiano de la granja biodinámica de producción sustentable, como es el caso del reciente lanzamiento del Almacén Janus, una plataforma online recientemente inaugurada, que nos permite reformular y mejorar nuestro modelo de Producción Sustentable: un puente necesario entre Alimentación Saludable y Consumo Responsable, compartiendo la herramienta ideal para continuar juntos este intercambio saludable, en la búsqueda de dar respuestas genuinas a la pregunta ¿Cómo construimos juntos el modelo sustentable de producción de alimentos que necesitamos?

 

El perfil metabólico de nuestra sociedad es insustentable, por donde se lo mire. No sólo el modelo de consumo, sino el de los desechos, además de la apropiación de los bienes naturales. Es necesario cambiar. En los últimos 30 años cambió el régimen alimentario a nivel global: pasaron a tener un rol fundamental las grandes transnacionales, que fueron avanzando en los territorios, ocupando las tierras, con modelos del agronegocio en el cual se utilizan tóxicos, se deforesta, se destruyen ecosistemas, y esos mismos alimentos devienen tóxicos para la salud de los seres humanos. Es algo que se instaló en los últimos 30 años, no en los últimos dos siglos. ¿Es posible desinstalarlo? Nosotros creemos que es la única vía, pero nada indica que esto será fácil, sobre todo teniendo en cuenta que el aumento de la población impulsó el aumento del metabolismo social. Pero si bien el agronegocio controla el 75% de las tierras, todavía sólo provee el 25% de los alimentos a la población. Mientras que los otros sectores, pequeños y medianos productores, campesinos, con el 25% de las tierras producen el 75% de los alimentos. Eso nos hace sospechar que es posible la inversión del modelo. No es cierto que el modelo agroalimentario global esté alimentando al mundo. Lo que está generando son cuerpos tóxicos, cada vez con más problemas, y está invadiendo cada vez más los territorios destruyendo los ecosistemas.

 

 

 

Compartimos también otras participaciones de Maristella y Enrique, los coautores del libro, a través de videos en los que se puede apreciar el inquebrantable compromiso personal, profesional y académico que nuestros referentes mantienen con la militancia ambiental desde hace varios años, poniendo e cuerpo en sus intervenciones públicas.

 

 

 

Ofrecemos estas noticias seleccionadas y puestas en contexto como continuidad de la tarea informativa que nos hemos propuesto, basada en nuestros Cuatro Pilares Fundamentales, según los cuales la comunicación integrada constituye una dimensión necesaria que nos permite articular con coherencia el decir y el hacer, con el propósito claro de producir alimentos vitales y nutritivos.

 

Los invitamos a compartir, participar, comprometerse y disfrutar de nuestra Experiencia Biodinámica completando nuestro Formulario de Contacto¡Gracias por elegir formar parte de la gran familia Janus!

 



EnglishFrançaisPortuguêsEspañol